WONDER WHEEL (LA NORIA DE CONEY ISLAND) – DESESPERANZA BAJO UNA INTENSA LUZ

hace 1 mes en Críticas por

Wonder Wheel es la última película del prolífico director, actor y guionista Woody Allen (Manhattan, Annie Hall, Delitos y Faltas, Match Point, Midnight in Paris, Café Society, Blue Jasmine). Un drama ambientado en el Nueva York de mediados del siglo XX y, en concreto, en el famoso parque de atracciones de Coney Island, al este de Manhattan.

 

coney-island-wonder-wheel

Y mientras se pasa la vida, la noria sigue girando

La historia gira alrededor de Ginny (Kate Winslet), una mujer al borde de los cuarenta años que fue actriz y ahora trabaja como camarera y vive con su segundo marido Humpty (Jim Belushi), operario del carrusel en la feria. Justin Timberlake interpreta a Mickey, un socorrista que trabaja en verano en la playa de Coney Island y que aspira a ser dramaturgo. Carolina (Juno Temple) es la hija de Humpty que vuelve a casa de su padre tras varios años, acosada por un grupo de gangsters a las órdenes de su marido.

En Wonder Wheel, Allen deja de lado la comedia y se centra de lleno en el drama. La película comienza con ese formato tan característico que permite identificarla inmediatamente como suya. Tanto la reconocible tipografía de los títulos de crédito iniciales, sin imágenes y con los nombres de los actores y actrices ordenados alfabéticamente, como la música instrumental, nos adentran en el universo alleniano. A ello se unen las potentes y coloridas imágenes del parque de atracciones y la playa, que parecen querer alejarnos del drama, y otro recurso utilizado frecuentemente por Allen, como es el actor-narrador, papel que en este caso le corresponde a Justin Timberlake (La red social, In time, A propósito de Llewyn Davis).

La interpretación más destacable es la de Kate Winslet (Titanic, Revolutionary Road, El lector, Steve Jobs) que, al borde de la enfermedad mental, consigue hacernos sentir la frustración y la mediocridad tras las grandes esperanzas albergadas en la juventud. Ginny renace levemente ante la expectativa de una vida mejor, pero ello termina convirtiéndose en un espejismo con devastadoras consecuencias para su entorno. Es destacable su manejo del acento estadounidense, por lo que es recomendable ver la cinta en versión original. Winslet se ve secundada por unas interpretaciones solventes que encajan a la perfección en la historia.

Wonder-Wheel-Kate-Winslet-Justin-Timberlake-1200x520

Winslet y Timberlake, una pareja con química

El guion, escrito por el propio Woody Allen, nos deja algunas frases memorables para reflexionar y digerir lentamente, y con apenas guiños cómicos en esta ocasión, salvo en el caso de la narración de Mickey.

A nivel técnico, sobresale la fotografía del mítico Vittorio Storaro, ganador de tres Oscar y responsable de títulos como El último tanto en París, Apocalypse Now, El último emperador o El cielo protector. En Wonder Wheel destaca el cambio de tonalidades crepusculares y nocturnas (rojo, amarillo, azul), lo cual es utilizado por Allen para acentuar la fuerza y la evolución de las secuencias, aunque a veces parece un recurso algo artificioso. En todo caso, es una película que merece ser visionada en una pantalla de cine.

Wonder-Wheel-8-1600x900-c-default

El juego de luces y colores es magistral en Wonder Wheel

A estas alturas, es necesario reconocer que Woody Allen, con sus luces y sombras, es un genio del séptimo arte que ha sido capaz crear un universo propio, y que cuenta con tantos seguidores como detractores que lo acusan de tratar continuamente los mismos temas para dar salida a sus obsesiones. En cualquier caso, Wonder Wheel es una buena película que presenta una estructura sencilla y casi teatral para que su esencia nos llegue con toda la fuerza posible, a medio camino entre la luz y la oscuridad en esta lucha constante que es la vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leer más en: Críticas

Comenta este artículo
Comentarios

El museo de las maravillas – Pretencioso cuento de Nueva York

No es solo Han Solo: ¡el spin off cambia de título!

Wonder – La cara amable de la superación

Star Wars, Episodio VIII: Los Últimos Jedi – Siete razones para amarlo