The Bad Batch – Locura caníbal, profunda y contenida

hace 1 mes en Críticas, Revisitamos por

No entras en El Sueño si El Sueño no entra en ti. The Bad Patch, o los desechos (me niego a llamarla Amor Carnal) la segunda película de Ana Lily Amirpour (A Girl Walks Home Alone at Night) nace con vocación de cinta de culto, y tiene elementos para conseguirlo, pero en general, es algo fallida.

La historia presenta un futuro distópico, en el que estos “desechos” son expulsados de USA al desierto de Texas, una zona sin ley que pondrá marco a este western apocalíptico –donde no faltan revólveres y lanzadores de cuchillos– mezclado con estética bastante comic y que recuerda a Mad Max. Con todo, en la cinta de Amirpour no encontraremos esos ritmos frenéticos: sus pintorescos personajes se mueven a un ritmo mucho más pausado y reflexivo, casi hipnótico.

badbatch_01

Entramos en The Bad Patch de la mano de Arlene (Suki Waterhouse), una outsider que será nuestra guía y ojos a través de este universo donde puedes ser cazado por caníbales y el objetivo es llegar a la ciudad de Confort, dirigida por The Dream (un Keanu Reves, mezcla de Pablo Escobar y Killer Joe). Arlene, en la búsqueda de su lugar en este mundo, se cruzara con Miami Man (Jason Momoa).

El problema es que la cinta se queda, como su protagonista, en tierra de nadie, y no termina de abrazar las posibilidades de locura extrema que contiene el mundo que ha creado. Se conforma con cubrirse con una pátina de ideas profundas, un puñado de metáforas con la situación actual en USA o la critica a una sociedad anestesiada, que hubiera funcionado mejor con un mayor desarrollo de personajes.

 

NewReleases_BadBatch_0005_8b55d41c-df64-4506-924b-2a4e883c5fd8

Merece destacar que Amirpour narra sin necesidad de recurrir al diálogo superfluo y desarrolla una atmósfera a veces desoladora y onírica con la que nos deja –ayudada por la estimable fotografía de Lyle Vincent– imágenes memorables. Y aunque algunos la acusaran de plantar videoclips en medio de la acción, siempre están a favor demostrar el universo o exteriorizar sentimientos de su protagonista ante él.

Es The Bad Patch una película de personajes grises que intentan encontrar su lugar en este mundo al que han sido arrojados y hacen lo necesario para sobrevivir. Seres que buscan un propósito que les dé sentido o un motivo para continuar. Aunque visionándola se atisba la gran película que pudo llegar a ser y no ha sido, ya sólo por su ritmo diferente y tener detrás una mirada autoral interesante debe ser considerada en buena estima.

 

Leer más en: Críticas, Revisitamos

Comenta este artículo
Comentarios

¿Qué nos quiere contar Aronofsky con Madre!?

To the Bone – Hasta los huesos de realidad

Películas de terror para la noche de Halloween

Les amours imaginaires – Momentos de música y estética