Star Wars: Rogue One – Nueve curiosidades que tal vez pasaste por alto (I)

hace 2 meses en Desvarios cinéfilos, El despacho del Master por

Ya has visto Rogue One: Una Historia de Star Wars, probablemente te haya encantado, y ahora tienes ganas de exprimirla al máximo, de saber más cosas, de fijarte en todos esos detalles que se te escaparon o de localizar esas pistas que enriquecen la película y la conectan magistralmente con el resto de películas de la saga, e incluso con el llamado Universo Expandido.

¡Estás en el sitio adecuado!

703340

No nos mires así, Jyn, alguien tenía que hacerlo.

Porque lo que a continuación te presentamos es nuestra selección de nueve cosas –guiños, cameos, referencias– favoritas que puede que hayan permanecido ocultas o te hayan pasado desapercibidas. Unas son más evidentes y otras menos; algunas más relevantes y otras sencillamente anecdóticas, pero creemos que te gustará conocerlas.

Si te quedas con ganas de más o hay alguna que eches de menos, recuerda que hay una segunda parte con otras ocho curiosidades más, como la fugaz y discretísima aparición de la extraña criatura patilarga de Jedha o la existencia previa del equipo Rogue.

Vamos allá.


1. Matones interplanetarios.

La primera de nuestras curiosidades favoritas tiene que ver con un cameo bastante evidente de dos personajes absolutamente secundarios, pero totalmente reconocibles por ser parte de la clásica secuencia que arranca al ritmo de la banda de raza bith llamada Los Modal Nodes.

En su búsqueda por las calles de la Ciudad de Jedha, Jyn tropieza desafortunadamente con un humanoide de cara malformada que no tarda en recriminarla de forma muy poco amistosa. Se trata del Dr. Evazan, acompañado de su compañero de trifulcas Ponda Baba, un aqualish camorrista que se quedará sin brazo cuando, en la cantina de Mos Eisley, decida meterse con Luke porque, según le traduce Evazan: “tú no le gustas”. Parece que a semejante pareja no le falta tiempo para viajar de un planeta a otro buscando con quien pelearse. Quien la sigue la consigue, y finalmente Ponda se ganará el título de ‘primer amputado por sable láser’ de la saga con su fugaz aparición en Star Wars, Episodio IV: Una Nueva Esperanza, a manos de Obi-Wan Kenobi.

ponda-baba-main-image_5addfeb7

La morfología facial de Ponda le dio muchos problemas en secundaria…

2. ¡El ajedrez más vendido de la galaxia!

Un elemento indispensable del Halcón Milenario es, sin lugar a dudas, esa mesa redonda con superficie de cuadros negros y blancos sobre la que Chewbacca y C-3PO mantienen un duelo lúdico de monstruos holográmicos que podría haber acabado muy mal. El juego en concreto se llama dejarik, y pudimos verlo tanto en Una Nueva Esperanza como en Star Wars, Episodio VII: El Despertar de la Fuerza.

En el momento en que los protagonistas de Rogue One son introducidos en la guarida de Saw Gerrera –personaje que pudimos ver ya antes en The Clone Wars– en medio de tanta tensión y miradas hostiles –una de las cuales, por cierto, pertenece a un desmejorado twi’lek primo de Bib Fortuna–, es fácil distinguir un dejarik con el que los guerrilleros parecen pasar sus horas muertas. Solo que en esta ocasión se trata de una versión en lo que parece ser piedra o madera. Asaltar convoys imperiales se ve que no da para la edición deluxe.

© 2016 Lucasfilm Ltd. All Rights Reserved.

Atención: jugar al Dejarik GO puede hacer que te estrelles contra una supernova.

3. Conversación de stormtrooper.

La vida de tropa de asalto imperial es un compendio de monotonía, dura disciplina y largas guardias aburridas. No parece que haya mucho de lo que hablar, salvo comparaciones sobre la pureza del blanco de las armaduras o las actualizaciones del equipo reglamentario. Durante la secuencia en que Obi-Wan Kenobi apaga los generadores del rayo tractor que mantiene al Halcón Milenario secuestrado en un hangar de la Estrella de la Muerte –en Una Nueva Esperanza–, dos soldados imperiales hacen guardia en el puente mientras conversan sobre lo que parece un nuevo modelo de arma:

¿Has visto ya el nuevo VT-16?
Sí, es algo extraordinario.

Pues bien, en Rogue One: Una Historia de Star Wars, hay un momento en que, justo cuando el comando acaba de aterrizar en Scarif y empieza a desplegarse sigilosamente, dos soldados imperiales tienen una conversación muy similar, algo así como:

¿Has visto que ya han retirado los VT-15?
Sí, ya iba siendo hora.

Es prácticamente la misma conversación sólo que invertida y hablando del modelo inmediatamente anterior. Se trata, probablemente, de nuestra referencia favorita, por su gracia y por su capacidad de pasar absolutamente desapercibida para la mayoría de los espectadores. En cualquier caso, parece que el Imperio Galáctico es como Apple: no se retrasan en sacar modelo nuevo en cuanto el anterior empieza a oler a obsoleto.

captura-de-pantalla-2016-12-19-a-las-0-47-44

Las dos parejas de stormtroopers tienen otra cosa en común: ambas acaban saltando por los aires.

4. Referencia doble al mismísimo comienzo.

Justo después de conocer a Chirrut Îmwe, el invidente devoto de la Fuerza, Jyn pregunta quiénes son él y el misterioso guerrero acorazado que le acompaña, a lo que Cassian responde: “son Guardianes de los Whills“. Para la mayoría de los espectadores es posible que la palabra Whills haya pasado desapercibida, como uno más de los nombres ficticios de un universo plagado de ellos; sin especial relevancia. Pero lo cierto es que tiene muchísima relevancia en el Universo Star Wars, tanto dentro como fuera de la ficción.

Dentro de la ficción, los Whills son una orden primigenia de criaturas extremadamente sensibles a la Fuerza: la semilla de los primeros Jedi. Alrededor de ellos hay muchísimo misterio, y tanto los detalles de su historia como su aspecto físico quedan en la penumbra de la incertidumbre. Algunos rumores apuntan a que el Maestro Yoda, así como la Maestra Yaddle, cuya raza siempre figura como “desconocida”, podrían ser Whills. Sin embargo, dado que se trata de una orden y no de una raza en sí –como sí sucede con los Sith originales, al contrario de lo que parece–, esta teoría está descartada. En cualquier caso, que Îmwe y Malbus sean Guardianes de los Whills los introduce en el canon cinematográfico y añade contundencia a la historia de los Jedi en las películas.

cwrs_pds_006_h

Hay quien especula con que estos seres, aparecidos en ‘The Clone Wars’, son chamanes Whill.

En cuanto a la realidad, George Lucas hacía referencia en sus primeros tratamientos de guión a lo que llamaba “The Journal of the Whills” (El diario de los Whills), un compendio de archivos arcanos que documentaban los acontecimientos y los secretos más importantes de la galaxia. Algunos de sus primeros títulos rezaban “según los diarios de los Whills“, de manera que todo lo que iba a suceder en los episodios de Star Wars procedía de las narraciones de estos sabios y ancestrales seres. Supone por tanto un maravilloso guiño al mismísimo origen del proceso creativo de Lucas.

5. Mismos pilotos, mismos actores, mismos planos.

Aviso: este cameo es posible que provoque que te explote la cabeza, porque se trata de algo tan sutil pero a la vez tan evidente, que pasa desapercibido a no ser que uno tenga grabado a fuego casi cada plano de Star Wars, Episodio IV: Una Nueva Esperanza. Hay muchos personajes que salen en Rogue One y que vemos también en las demás películas, como los rebeldes Bail Organa, Mon Mothma, Jan Dodonna, una mención al Capitán Antilles o el oficial imperial Bast. Pero nada como lo que sucede con estos dos.

Resulta que algunos de los pilotos rebeldes supervivientes que vemos en Rogue One: Una Historia de Star Wars son los mismos que, poco después –durante el Episodio IV–, van a combatir en la Batalla de Yavin, la escaramuza suicida en la que treinta naves rebeldes tratarán de destruir la Estrella de la Muerte usando el punto débil que ya conocemos, y a partir de cuya victoria se cuentan los años en el calendario estándar de la galaxia. El ojo entrenado detectará que el Jefe Rojo, Garven Dreis, del escuadrón de cazas X-Wing y el Jefe Oro, Jon Vander, del escuadrón de bombarderos Y-Wing, son exactamente los mismos que los jefes de escuadrón que aparecen en el último acto de Una Nueva Esperanza y que veremos combatir –y perecer– por la Alianza.

tumblr_nv6wjzjbn01uf0h9xo2_1280

El actor Drewe Henley falleció en febrero de 2016, ¿sabría entonces que iba a volver a pilotar su ala X?

Sin embargo, lejos de hacer con ellos lo mismo que con Leia y Tarkin, que fueron generados digitalmente para conservar la edad y el aspecto de entonces, con estos dos personajes lo que se ha hecho ha sido algo muy diferente.

¿Y si te dijera que hay en Rogue One planos extraídos tal cual de Una Nueva Esperanza? Pues sí, lo han hecho: utilizar directamente los mismos planos que pueden verse en la película original, que tras un reajuste de color y unos cuantos retoques, pasan por planos propios de Rogue One junto a los del resto de pilotos. ¿Cómo saberlo? No tienes más que volver a ver Una Nueva Esperanza y comprobarlo. Es imposible ser más fiel a la original y nos encanta que hayan hecho esto.

Además, algunos fans observadores se han dado cuenta de que Rojo Cinco muere de manera evidente durante la batalla, dejando una vacante libre que ocupará… Sí, en efecto: Luke Skywalker.

6. Ecos del Universo Expandido.

Cuando Jyn y Cassian están buscando los planos de la Estrella de la Muerte en el archivo de Scarif, uno de los nombres en clave resulta ser “black saber”, referencia directa a la espada oscura que da título a uno de los libros de Star Wars, escrito por Kevin J. Anderson, novelista habitual de ésta y otras series de ciencia ficción, como Dune. Además, la espada oscura tiene amplio protagonismo a manos del mandaloriano Vizsla en la serie animada The Clone Wars y su historia pasa de mano en mano a través de todos los grandes eventos y las grandes guerras de la historia de Star Wars, tanto del Universo Expandido –las Guerras Sith– como de las películas –las Guerras Clon–.

eu

Hay más del Universo Expandido en las nuevas películas de lo que parece.

Con este tipo de cosas, Disney-Lucasfilm consigue unir puntos, atar cabos, relacionar los distintos productos Star Wars y tejer una red general interconectada de todo el Universo Star Wars. De hecho, finalmente las películas se han abierto al Universo Expandido, de modo que las inspiraciones y las infuencias son cada vez más evidentes, tanto en el Episodio VII como en Rogue One.

7. La bebida de los héroes espaciales.

Hay infinidad de detalles, diseños y objetos en Rogue One: Una Historia de Star Wars que se asemejan o son exactamente iguales a otros diseños y artefactos del resto de películas, tanto de la trilogía original como de las precuelas. Para empezar, todas las consolas de la Estrella de la Muerte, que muestran órbitas y planos geométricos, así como las pantallas de la base rebelde situada en los Templos Masassi de la cuarta luna de Yavin, son exactamente iguales a los que vimos por primera vez en Star Wars, Episodio IV: Una Nueva Esperanza. También son iguales las terminales, los visores de tiro de los cazas y el contenido de los famosos planos.

Detenerse en señalar cada detalle sería absurdo: dado que es la misma época, los mismos lugares y la misma historia, lo lógico es que todo sea exactamente igual y se respire la familiaridad en cada cosa que vemos. En cuanto a ecos de las precuelas, uno de los más evidentes es quizá la similitud del transporte de prisioneros que traslada a Jyn con los juggernaut vistos en La Venganza de los Sith. También hay referencias a la serie animada Rebels en forma, principalmente, de naves rebeldes.

De entre todos esos detalles, sin embargo, nos hemos quedado con uno, que es nuestro favorito. Nada más arrancar la película vemos a la familia Erso preparar una apresurada huida, tras la que dejan a medias, entre otras cosas, un nutritivo desayuno con la ya mítica leche azul que vimos en Una Nueva Esperanza, cuando Luke trataba de hacer entender a su tío Owen que él no tiene alma de granjero. La bebida ha tenido tanto éxito, que goza incluso sus propias parodias y recetas en internet. Lo que no tenemos claro es de dónde narices sale.

bluemilk

Lo peculiar no es el color de la leche, es cómo beben con el casco puesto.

8. Empatía imperial y terror fantasma.

Nada de lo que sucede en Rogue One sería posible si cierto piloto de carga imperial no decidiera abandonar su puesto en el Imperio para, tal como hiciera Finn en Star Wars, Episodio VII: El Despertar de la Fuerza, desertar y ayudar a la facción contraria.

Uno de los personajes con los que puede que resulte más fácil empatizar, dado su carácter impulsivo y emocional, su situación desfavorecida y su constante lucha por hacer entender a los demás que, apesar de su pasado y su uniforme, es una buena persona, es Bodhi Rook. Se trata de un personaje vehicular cuya fuerza narrativa es mayor de lo que pudiera parecer. De hecho, durante la batalla final en Scarif, él personifica la única salida de los protagonistas y genera empatía en su constante y desesperado intento de establecer la conexión que permitirá transmitir los planos a la nave insignia de la Rebelión, comandada por el almirante mon calamari Raddus. Quizá por eso, cuando un shoretrooper introduce un explosivo en la nave y acaba con su vida, muchos lo sentimos especialmente.

Rook se pasa la película asustado. No quiere saber nada del Imperio, y hay un instante concreto en el que podemos averiguar por qué. Y se trata de un momento absolutamente magistral.

a_new_hope_1

“Podría ahorraros el trabajo entrando a saco con mi sable láser, pero así no vais a aprender”.

Cuando el piloto es presentado ante Saw Gerrera, hay un momento en el que éste echa mano de un respirador entubado y da una calada de oxígeno justo antes de enviarlo a la celda de esa masa de tentáculos llamada Bor Gullet. Inmediatamente, Bodhi entra en pánico, se queda observándole respirar artificialmente cual si estuviera delante del mismo demonio, completamente en estado de shock. Sin lugar a dudas, Rook ha estado alguna vez en presencia de nada menos que Darth Vader. No sabemos si ha estado en la misma habitación, si lo ha visto de lejos, si le ha visto ahogar a alguien con la Fuerza o si simplemente ha sentido el terror infundido por su mera presencia. Pero lo que sí sabemos es que a Rook todo lo que le recuerde al Señor Oscuro del Sith le sumerge en el pavor más absoluto.

Qué mejor manera de resaltar lo terrorífico que es alguien: reflejándolo en los ojos atemorizados de otro ante su mero recuerdo. Por cierto, ¿Sabía Vader que la Rebelión conocía un punto flaco de la Estrella de la Muerte y por eso la abandona en cuanto puede durante la Batalla de Yavin? Piénsalo.

9. Dos heroínas, ¿un mismo destino?

Nuestro último punto no trata verdaderamente de un cameo o de un guiño oculto, pero sí de un detalle sencillo que, sin embargo, nos parece que genera un curioso vínculo entre las dos protagonistas de las dos últimas entregas de la saga Star Wars: Jyn Erso y Rey Solo Skywalker (sí, estoy tan convencido de ello que ya la llamo así; en breve habrá artículo sobre ello).

Ya durante la promoción de Rogue One: Una Historia de Star Wars, y cuando aún quedaba tiempo para su estreno, hubo una imagen que a muchos nos resulto curiosa: un deathtrooper, de la guardia personal del Director Krennic, sostenía lo que parecía un muñeco de un soldado imperial. Una vez vista la película, comprobamos que pertenecía a la pequeña Jyn, de la que podemos esperar que juegue con representaciones de aquello que conoce, y sin duda conoce muy bien el Imperio Galáctico desde dentro, dado que su padre ya ha empezado a colaborar con él –aún cuando ahora lleva tiempo retirado–.

captura-de-pantalla-2016-12-19-a-las-2-50-30

Ese muñeco nos ha recordado al que tiene Rey en su guarida, situada en las entrañas de un caminante AT-AT derribado en mitad del desierto de Jakku. El suyo, no obstante, representa a un piloto de la Rebelión –o en su defecto, de la Resistencia–, con el habitual mono naranja. También conserva un casco. Parece evidente que Rey también ha conocido la Resistencia desde dentro, hasta el punto de haber recibido o fabricado ella misma un muñeco de aquello que recuerda a duras penas.

Dos niñas abandonadas por aquellos que más las quieren con el objetivo de protegerlas de un régimen opresor capitaneado por líderes oscuros –el Imperio y la Primera Orden–. Dos niñas que juegan con muñecos que representan el bando al que ha pertenecido cada una de sus familias. Dos niñas que –considerando que acierte con mi teoría de que Rey sea definitivamente hija de Han Solo– han perdido a sendos padres a manos del enemigo.

¿Le tocará también a Rey sacrificarse para salvar la galaxia?

rey0

Próximamente: ‘Por qué lo más razonable es que Rey sea hija de Han y Leia’.


Aquí terminan nuestras Nueve curiosidades que tal vez pasaste por alto’. Si te has quedado con ganas de más, aquí tienes nuestras Ocho curiosidades más que quizá no sabías.

Esperamos que las hayas disfrutado, que te hayan sorprendido y que, la próxima vez que veas Rogue One: Una Historia de Star Wars, seas capaz de localizarlas. Si descubres algo nuevo o echas en falta algún guiño que te gustó especialmente, háznoslo saber en los comentarios.

Esperamos que la Fuerza te acompañe y te invitamos a seguir atento a nuestros próximos vídeos y artículos sobre Rogue One y Star Wars en general. Aún queda mucho por decir… y por elucubrar.


Otros artículos sobre Star Wars:

Las otras ocho curiosidades más de Rogue One que quizá no viste.

¡Predijimos el plano final de Rogue One! Y alguna cosa más…

Nos desahogamos tras el estreno de Rogue One y repasamos nuestras expectativas.

¿Cómo de acertados estuvimos con estas suposiciones sobre el teaser del Ep.VII?

La noche antes de volver Star Wars, ¿tú en qué pensabas?

Nuestra reseña de Star Wars, Episodio VII: El Despertar de la Fuerza.

Leer más en: Desvarios cinéfilos, El despacho del Master

Comenta este artículo
Comentarios