Puro ritmo cinematográfico – Snatch, Cerdos y diamantes

hace 6 años en CineMAD por

CineMAD…por  César del Campo de Acuña.

cartelsnatchDirección: Guy Ritchie.
País:
Reino Unido.
Año: 2000.
Duración: 104 minutos.
Género: Thriller, crimen, comedia negra.
Reparto: Benicio Del Toro, Dennis Farina, Vinnie Jones, Brad Pitt, Rade Serbedzija, Jason Statham, Alan Ford, Mike Reid, Robbie Gee, Lennie James, Ewen Bremner, Jason Flemyng y Stephen Gram..
Guión: Guy Ritchie.
Música: John Murphy.
Fotografía: Tim Maurice-Jones.
Montaje: Jon Harris.
Diseño de producción: Hugo Luczyc-Wyhowsk.
Vestuario: Verity Hawkes.
Estreno en Reino Unido: 23 de agosto de 2000.
Estreno en España: 3 de noviembre de 2000.

Puro ritmo cinematográfico – Snatch, Cerdos y Diamantes

Guy Ritchie fue un cineasta especial. Gracias a su buen hacer como realizador y guionista en su primer largometraje, el director británico consiguió contentar a crítica y publico de manera unánime por medio de una vibrante e ingeniosa historia coral en la que carismáticos y caricaturizados personajes se daban cita sobre un escenario más cercano a la comedia negra que al Film noir. La sobresaliente labor realizada en ‘Lock & Stock‘ (1998) descubrió a la industria, un cineasta capaz de dotar a sus obras de un ritmo cinematográfico endiablado donde todas y cada una de las piezas que componían el intrincado puzzle expuesto en pantalla fluían con asombrosa e insultante nitidez argumental consiguiendo dejar al espectador medio sobradamente satisfecho y con la sensación de haber enfrentado a su cinefilia al nacimiento de un nuevo, vanguardista e innovador enfant terrible.

Sin mácula alguna en su haber y con un, quizás, inmerecido estatus de director de culto, Ritchie repitió formula dos años mas tarde en ‘Snatch, Cerdos y Diamantes‘, película que hoy por hoy sigue siendo su obra más famosa y reconocible. El cineasta británico nos invita una vez más a los bajos fondos para conocer a una serie de estrafalarios, peligrosos y variopintos personajes que viven por y para la codicia mientras intentan sobrevivir en un entorno exageradamente violento. Llena de corruptos, desalmados y en algunas ocasiones estúpidos maleantes, Snatch ofrece un sinsentido cinematográfico, presentado en pequeñas parcelas, de extraordinaria factura donde la creatividad visual y narrativa del padre de la cinta se convierte en el mejor vehículo posible para desarrollar la acción.

snatc

La grandeza de Lock & Stock bañada con un presupuesto mayor inunda una soberbia comedia negra en la que todos los elementos del género se dan cita con el único fin de entretener. Insidiosa y retorcida, la trama goza, como mencionaba con anterioridad, de un ritmo visual impecable que en ocasiones roza el complejo y denostado mundo del vídeo musical, al conjuntar de manera excelente acción, tempo y sonido. En esas escenas es donde queda demostrado que Ritchie, sin la necesidad de contentar a nadie más que a si mismo, es un realizador innovador y de garantías que con poco confecciona planos y transiciones visuales de notable factura técnica y en algunas ocasiones efectistas a nivel emocional. Mirando a su capacidad como escritor es sobresaliente e incuestionable la cualidad que posee para nutrir a sus personajes de un innegable carisma, bastándole pocas pinceladas sobre su vida y motivaciones para presentarlos, justificarlos y venderlos a su público con gran éxito. Como Cronenberg y Tarantino, el director ingles entiende las piezas de las que dispones, ya que a fin de cuentas el ha sido el responsable de tallarlas.

Pero aunque aparentemente nos encontremos ante un reparto coral sin fisuras en la que ningún elemento podría ser acusado de alzarse como cantante solista, lo cierto es que la puesta en escena elaborada por Brad Pitt es cuando menos sorprendentemente magnética. Las parcelas dedicadas a su discurso son, naturalmente, las más celebradas por los numerosos seguidores de la cinta y uno de los mejores trabajos de Pitt en su camino a la madurez interpretativa. Con esto no entiendan que trato de hundir al resto del reparto, ni afirmar que el actor norteamericano gozo de un papel para su lucimiento personal, simplemente resalto que su interpretación, junto a la elaborada por un novel Vinnie Jones, revela más carisma, comicidad y afecto que la de cualquier otro personaje.

Snatch-benicio-del-toro

La ausencia de una trama generalizada sobre una única figura ayuda a convertir a Snatch en un frenético y estimulante viaje audiovisual en el que todas las áreas que componen el resultado final rinden a un sorprendente nivel.  Uno de los aspectos que personalmente encuentro más significativos es el sonoro. Los encargados de escoger los temas musicales que componen la banda sonora original realizaron un estupendo trabajo proveyendo por medio de la música una marcada personalidad tanto a los personajes como a la película. En absoluto se trata de entender el elemento sonoro como un rol invisible dentro del elenco interpretativo pero gracias a ese aire de video musical que en ocasiones la acción desprende, el correctísimo uso de la música no hace sino acentuar la escena aportando más dramatismo al conjunto (especialmente cuando Mickey (Brad Pitt) se dirige al cuadrilátero escoltado por Turco (Jason Statham) y Billy (Stephen Gram) a ritmo de Fucking in the Bushes de Oasis).

Snatch Cerdos y diamantes esta muy lejos de ser una de las mejores películas de la historia pero su grandeza reside en la prácticamente inagotable capacidad para entretener que posee. ¿El mejor vídeo musical de la historia?, ¿una gran comedia negra?, ¿una sorpresa visual?, ¿la pica en Flandes de un director llamado a ser diferente?… Snatch es todo eso y mucho más.

snatch-

Curiosidades:

  • En un principio Brad Pitt interpretaría a otro personaje, pero debido a que fue incapaz de hacerse totalmente con el acento británico se le ofreció la posibilidad de interpretar al incomprensible Mickey el gitano.
  • Cuando Ritchie le dijo a Pitt que su personaje era boxeador el actor se desilusiono porque acaba de terminar de rodarEl Club de la Lucha (David Fincher – 1999) donde interpretaba un rol similar pero debido a las ganas que tenia de trabajar con Ritchie siguió adelante.
  • La palabra “fuck” se dice 163 veces a lo largo del metraje, es decir 1,5 veces por minuto.
  • Todas las meteduras de pata de Sol (Lenny James), Vincent (Robbie Gee) y Tyrone (Ade) están basadas en varios programas sobre crímenes reales que salieron terriblemente mal debido a la torpeza de los que los perpetraban.
  • Lenny James (Vincent) se golpeo en la entrepierna con la escopeta al dispararla durante la escena en la que junto a Sol asaltan la casa de apuestas. El actor continuo con la escena y el metraje acabo finalmente en el film.
  • Lenny James además fue mordido por Bow, el perro, durante el rodaje y aunque no sufrió ninguna lesión de gravedad, después del incidente el animal fue substituido por otro.
  • Cuando el personaje Tony “Dientes de Bala” (Vinnie Jones) es presentado a los espectadores se encuentra golpeando la cabeza de un hombre con la puerta de su coche que no es otro que el coordinador de efectos especiales y director de acción Tom Delmar.
  • Los productores no pudieron conseguir suficientes extras para las escenas de boxeo y para dar la sensación de que los locales estaban abarrotados los figurantes rotaban entorno al cuadrilátero, la cámara y la acción.
  • Guy Ritchie asegura que tuvo que pagar 1 millón de dólares para poder utilizar la canción “Lucky Star” de Maddona (ex mujer de Ritchie) en la película.
  • En la película mueren un total de 26 personajes pero curiosamente la inmensa mayoría de las muertes suceden fuera de cámara.

Leer más en: CineMAD

Comenta este artículo
Comentarios

La Favorita – Los Límites del Amor

Bohemian Rhapsody – La diversa familia del rock

Quién te cantará – Reinventarse o morir

La buena esposa – Un mundo de hombres