Orson Welles en cinco momentos.

hace 3 años en La silla del director por

Orson Welles cumpliría hoy cien años; aunque ya se sabe que cuando se trata de leyendas decir cien, ochenta y seis o los años que sean, es una mera excusa para el mero disfrute de recordar la figura de alguien que admiramos. Desde luego que el caso de Welles es de los más justificados cuando hablamos del séptimo arte. Fue un hombre de cine que siempre siguió su camino sin ataduras de ningún tipo, lo que significó una lucha constante a lo largo de su vida contra la industria del cine.

Quizás hoy en día se recuerde al Orson Welles principalmente por las películas que dirigió, en las cuales actuó en la mayor parte de los casos; pero es necesario recordar también al Welles actor. Ese que muchas veces participó en proyectos de lo más variopinto, muchas veces por pura necesidad económica; aunque en otras ocasiones además dio vida a personajes memorables como es el caso de su papel en una de las mejores películas de la historia: ‘El tercer hombre’.

A la hora de hacer cine, Orson Welles nunca entendió de fronteras, así sus películas llegaron tras banderas de lo más diversas. En Europa recaló en distintos países; de sobra conocido es su paso por España, donde rodó parte de su cine en el viejo continente. No obstante, fue bajo bandera francesa rodó una de las mejores adaptaciones de una novela al cine que recuerde. No sé cuántos de vosotros estáis familiarizados con la obra de Kafka, y más concretamente con ‘El Proceso’, una historia cuyos tintes oníricos lo empapa todo y que el genial director fue capaz de llevar de manera sobresaliente a la pantalla. Tanto si habéis leído el libro como si no, ‘El Proceso’, la película, es un trabajo soberbio que es capaz de recrear la inmortal novela de Kafka.

En sus primeros años Orson Welles se convirtió en toda una revelación en el mundo del cine norteamericano. Antes de cumplir treinta años debutó con ‘Ciudadano Kane’ y creo que no hace falta apuntar nada más sobre esto, un título así habla por sí mismo. Y aunque parezca feo, creo que no voy a pararme en esta película a pesar de ser de mis favoritas… podría decir miles de cosas y resumir ‘Ciudadano Kane’ a una escena o dos líneas sería imposible. Solo dire… ROSEBUD.

citizen-kane-CINEYEAR

Aunque sí hablaré brevemente de su romance con una de las más bellas actrices de la historia de Hollywood, Rita Hayworth. Dicen, los que saben del tema, que fue una relación pasional y tormentosa, y que el bueno de Orson Welles tuvo mucho cuidado a la hora de reservarle el papel protagonista de ‘La Dama de Shangai’, una de las películas del cine negro más imborrables. La negrura del film tiene su centro en la bella actriz, quien entregó una de sus actuaciones más memorables, como la famosa escena de los espejos tantas veces homenajeada a lo largo de los años.

Sin abandonar el género negro, fue Orson Welles el que cerró de manera magistral la era dorada de dicho género con una de sus obras más recordadas ‘Sed de Mal’. La película supone un broche perfecto para la era dorada de Hollywood y la escena que abre la película es simplemente Historia del cine.

Siento que esto no es más que un leve acercamiento al genial director, pero me ha parecido una oportunidad estupenda en esta tarde de mayo para recordar y acercar su cine tanto a los que lo admiran como a los que (todavía) lo desconocen. Espero que este pequeño homenaje guste tanto a unos como a otros. Para finalizar os dejo al propio Welles contando como conoció a Winston Churchill y lo que entonces sucedió. Es Orson Welles, el artista sin fronteras.

Leer más en: La silla del director

Comenta este artículo
Comentarios

¿Qué nos quiere contar Aronofsky con Madre!?

To the Bone – Hasta los huesos de realidad

Películas de terror para la noche de Halloween

Les amours imaginaires – Momentos de música y estética