La Favorita – Los Límites del Amor

hace 7 meses en Críticas, Desvarios cinéfilos, El despacho del Master por

Diría Ray Bradbury que: “los mundos de Fantasía son solo una excusa para contar historias humanas“. Aunque técnicamente “La Favorita” es una película histórica, la intención del director no puede estar más lejos de recrear el periodo histórico; la guerra con Francia, la corte y las carreras de patos no son mas que una excusa, un contexto, donde situar a nuestras 3 protagonistas.

La Favorita narra la historia de la Reina Ana de Inglaterra (Olivia Colman) y su corte en tiempos de guerra contra Francia. La Reina, se muestra como una persona caprichosa, egoísta y de salud débil, por lo que de facto “gobierna” su íntima amiga la duquesa Sarah Churchill (Rachel Weisz).

Un día llega a la Corte una prima de la Duquesa, cuya familia cayó en desgracia, pidiendo trabajo a Sarah; su nombre es Abigail (Emma Stone). Esto desatará una batalla entre las dos mujeres (Sarah y Abigail) por monopolizar el favor de la Reina, dando lugar a situaciones cómicas y trágicas a la par.

Las 3 actrices (Colman, Stone y Weisz) son sin duda el núcleo de la historia, una vez vista la película es difícil imaginar a otras 3 actrices interpretando sus papeles. Breve mención a Nicholas Hoult, que una vez más cumple bien su papel de secundario, y al cual siempre tendré especial cariño por su participación en Skins.

lafavorita

Temo la confusión y los accidentes.

 

Resumir La Favorita como: Eva al Desnudo con la estética de Barry Lindon, estaría muy cerca de resumir su argumento y su estética; pero esta afirmación sería quedarse en una capa muy superficial. Lo mejor de esta película son sus personajes como analizaré más adelante en profundidad.

Desde que se dio a conocer con “Alpes” (2011), Yorgos Lanthimos ha desarrollado una gran colección de filmes en los últimos años, siendo sus títulos más destacados: Canino, Langosta y El sacrificio de un ciervo Sagrado. Todas ellas tienen en común su visión satírica y perturbadora del mundo y una estética particular.

La Favorita se trata sin duda, de su cinta más accesible; además, en mi opinión, el mejor punto de inició si queremos sumergirnos en su filmografía. Provocador en sus películas, apocado en persona, Yorgos se ha posicionado en poco tiempo y por méritos propios bajo la etiqueta de Auteur. 

Como dato curioso, Lanthimos participó en el equipo creativo encargado del diseño de la apertura y cierra de las Olimpiadas de Atenas 2004.

La Favorita lleva ya 34 premios en su haber (Globos de Oro, Baftas…), cifra que previsiblemente aumentará tras pasar por los Oscars, contando actualmente con 10 Nominaciones entre las que se incluyen: mejor película, mejor guion original, mejor actriz principal, mejor actriz de reparto (x2), mejor director…

Si no has visto la película, a partir de aquí hay spoilers. Si ya la has visto, adelante, quítate la venda.

5041436_010919-cc-the-favourite-img

Si queremos analizar con un poco más de profundidad la película, hace falta comentar determinados diálogos y qué significado tienen para las protagonistas; por lo que, partir de este punto va a haber spoilers.

 

 

La historia de La Favorita no es una historia nueva, ni siquiera es una historia original.  La principal virtud de La Favorita es que, si te implicas emocionalmente en la película es fácil que los personajes resuenen contigo, que sientas empatía o llegues a entender porque hacen lo que hacen cada una de ellas.

A continuación, me gustaría comentar las 3 escenas que mejor representan cual es la relación entre las tres mujeres. Pero antes, repasemos brevemente cuales son las motivaciones que rigen las acciones de las tres protagonistas:

 

Abigail: Su objetivo por encima de todas las cosas es escalar posiciones en la corte, hasta poder estabilizar su posición y poder vivir una vida de decadencia. Al comienzo se muestra como una persona vulnerable, honesta y de buen corazón termina desvelándose como un personaje hedonista y caprichoso, que actúa siempre buscando su propio interés.

 

Ana: Un aura de tragedia, rodea a la Reina, perdió a su marido y a sus 17 hijos, es caprichosa y de salud muy débil. El gran amor de su vida es Sarah, a la cual conoce desde que eran niñas. Siente que Sarah en los últimos tiempos la tiene desatendida; en cierto modo se da cuenta que es una marioneta de Sarah en cuestiones de estado. Tiene 17 conejos en su habitación en memoria de sus 17 hijos.

 

Sarah: Quizá el personaje más complejo de la película, pues es la menos lineal. Tanto Ana como Abigail tienen objetivos muy claros, pero Sarah es diferente. Sarah aprovecha su posición en la corte para actuar en nombre de la Reina en diversos asuntos de estado, pero tampoco parece que tenga intereses personales. Además, aunque su relación con la Reina es abusiva (por ambos lados), Sarah al contrario que Abigail si que quiere a Ana.

 

La primera escena que quiero analizar, pertenece al Capítulo 5: ¿Qué pasa si me quedo dormida y me hundo?

Me refiero a la escena que comparten Ana y Sarah en los baños termales.

Sarah, celosa del status alcanzado por Abigail, y de como cada vez más la Reina requiere los servicios de esta, se sumerge en el baño de barro donde se encuentra Ana y empieza a pintarse la cara con formas cómicas, esto hace que la Reina la imite, y se ría a carcajadas. El uso de nombres o referencias por parte de Sarah mientras se pinta la cara hace suponer que en alguna otra ocasión se ha repetido esta situación entre las dos mujeres. Abigail que es testigo de esto sonríe y simula que le divierte, pero en sus ojos se puede adivinar que se siente celosa de Sarah, pues esta tiene un vinculo con la monarca que ella por mucho que quiera no podrá tener nunca.

Tengamos en cuenta que la Reina y Sarah se conocen desde hace más de 30 años mientras que a Abigail la conocen desde hace solo unos meses.

Por otro lado, como se nos muestra un par de escenas más tarde, la Reina lo único que busca es sentirse querida; la Reina disfruta viendo a las dos mujeres pelear por su amor.

favourite-cinematography-1200x646

El uso de lentes Ojo de Pez es recurrente a lo largo del filme.

Las 2 siguientes escenas corresponden al Capítulo 7: Deja eso ahí, me gusta.

Se trata de los diálogos que mantiene Sarah con Ana y Abigail una vez ha sido desterrada de la corte.

Tras haber sido envenenada por Abigail, y pasarse varias semanas al borde de la muerte, Sarah regresa a la corte y extorsiona a la Reina con hacer públicas las explícitas cartas de amor que se intercambiaron ellas en el pasado. Antes incluso de que esto provoque ninguna reacción Sarah se da cuenta de lo que ha hecho y quema las cartas. En ese momento un sirviente entra y le comunica que por orden de la Reina ha sido desterrada y debe entregarle las llaves de su aposento inmediatamente.

Para entender que ocurre a continuación recordemos la primera escena de la película: la Reina viene de dar un discurso y como premio le pide a Sarah que juegue con sus conejos. Sarah, que detesta a los conejos se niega.

La Reina le chantajea diciendo: “Si me amas, juega con ellos”.

A lo que ella responde: “El amor tiene límites”.

“No debería”, termina diciendo la Reina.

A continuación, se las ve jugando por el pasadizo que conecta la habitación de Ana con la de Sarah. Si lo tomamos un poco metafóricamente podemos entender que este pasadizo es el canal que comunica a las dos mujeres, como cuando abres tu corazón a una persona y confías en ella.

Volviendo al capitulo 7, esto cobra especial relevancia, pues en el momento en el que la Reina siente que no puede confiar en Sarah, le pide la llave del pasadizo que conecta las 2 habitaciones, de tal modo que el dialogo siguiente ocurre con una pared de por medio. Simbolizando quizás que la Reina ha cerrado su corazón a Sarah.

“Ojalá tu me amases como ella me ama” dice la Reina.

“¡Quieres que te mienta, vale!” dice Sarah “mmh pareces un angel caído del cielo… ¡No! A veces pareces un mapache, y confía en mi que te lo diré”

“¿Por qué?”

Porque yo no te mentiría, eso es amor” termina contestando Sarah. Tras lo cual la Reina se queda en silencio, termina diciendo que tiene asuntos que atender y se va.

El siguiente dialogo, tiene lugar en los aposentos de Sarah, justo en el momento en el que están siendo transferidos a Abigail.

“Dios mío, ¿En serio crees que has ganado?” pregunta Sarah a Abigail.

“¿Y no lo he hecho?” responde Abigail.

Jugábamos a juegos muy diferentes

“Todo lo que se es que tu carruaje te espera abajo, y mi doncella viene con algo llamado piña” sentencia Abigail.

Obviando el cómico detalle de la piña, este dialogo muestra y ejemplifica perfectamente los diferentes objetivos de cada una. Abigail no quiere a la Reina, ni tiene pretensiones de ser estadista, Abigail solo buscaba tener una posición acomodada costase lo que costase; por el contrario, Sarah si amaba a la reina, aunque eso supusiese aguantar todos sus abusos y caprichos.

f9bd4ebc-bb5d-480e-8228-a777ed771c65-emma-stone-rachel-weisz-are-rivals-in-this-fun-crazy-trailer-for-the-favourite-social

La verdadera naturaleza de Abigail termina desvelándose.

La escena final, da la razón a Sarah y nos demuestra que es ella la que más sale ganando en este “juego”. Abigail, ahora en la posición de Sarah tiene que complacer los caprichos de la Reina siempre que esta lo desee; un día, harta, comienza a pisar uno de sus conejos mientras la reina duerme la siesta, la Reina alcanza a ver la escena, y arrastrándose por el suelo desde la cama se va a una esquina, Abigail va a consolarla y esta la aparta. Ana le pide que se arrodille y le masajee las piernas, Abigail lo hace, y durante los siguientes 3 minutos vemos la cara de la reina superpuesta sobre la cara de Abigail, sobre los conejos.

¿Qué puede significar todo esto? Sarah es la única persona que ha amado a Ana, Ana la ha desterrado en favor de Abigail. Ana se está dando cuenta que Sarah tenía razón respecto a Abigail, pero su orgullo ha hecho que la destierren. Ana, de ahora en adelante se conformará con la sustituta de Sarah, Abigail; alguien que aun no amándole puede calmar su apetito sexual. Abigail, por el contrario, quería tener una vida en la corte y disfruta el poder, pero no encuentra ningún gusto en satisfacer a la Reina.

Los conejos, que para la Reina siempre han sido un sustitutivo de los hijos que se le murieron (llegando a ponerles el nombre de estos), superpuestos sobre la cara de Abigail cobran un nuevo significado. Abigail es ahora un conejo de su amor muerto, Sarah no volverá y tendrá que contentarse de ahora en adelante con Abigail, su sustituta. (Esta última interpretación la tomé del usuario de YouTube: TheCookFilms, la incluyo porque me parece muy acertada).

La canción utilizada para los créditos también da pistas sobre el final, la canción de Elton John, Skyline Pigeon dice lo siguiente: Turn me loose from your hands
Let me fly to distant lands.
Sueltame y déjame volar a tierras lejanas.

Lo cual encaja perfectamente con el personaje de Sarah.

Como se puede comprobar en esta reseña tan extensa, he disfrutado enormemente cada visionado de La Favorita, recomiendo esta película a cualquier amante del cine que aun no la haya visto; quien sabe, a lo mejor puede servir de trampolín a más de uno para entrar en el mundo de Yorgos Lanthimos.

 

 

 

Leer más en: Críticas, Desvarios cinéfilos, El despacho del Master

Comenta este artículo
Comentarios

Bohemian Rhapsody – La diversa familia del rock

Quién te cantará – Reinventarse o morir

La buena esposa – Un mundo de hombres

La sombra de la ley – Bigotes y gabardinas