John Wick: Pacto de sangre – Perros, balas, ¡ACCIÓN!

hace 5 meses en Críticas por

Si hace un par de años (incluso menos) me hubieran dicho que iba a querer (DESEAR) ver John Wick: Pacto de Sangre, la secuela de una película de acción con Keanu Reeves como sicario, probablemente hubiera contestado mi frase de cabecera: “Uf, qué pereza.”

¡Pero para el carro, hermana! ¿Una saga independiente de acción bien producida, con una fotografía maravillosa, unos malos al nivel, un bueno en constante encrucijada que es el p**o amo de las tortas y el arte de matar, una organización criminal de postín y perros?

Por favor, ponme un puñado y TOMA MI DINERO.

Perro y John

John Wick y su nuevo amigo peludo

Cuando vi la primera parte de John Wick, casi de casualidad, disfruté como una enana con todo esto, y es que la segunda lo multiplica sin quedar en una burda copia (más bien auto referencias muy bien traídas), sino aumentando los niveles de humor, tortas, viajes, fiestas, trajes, armas, códigos de honor y venganza (y tan metida estaba en la película que durante la proyección temí ser alcanzada por un balazo).

Si algo tiene John Wick: Pacto de sangre (además de violencia explícita) es humor: se ríe de sí misma y de las películas de acción de una manera tan sana que dan ganas de que sigan con la fórmula muchos años más, porque da la sensación de que se trata con respeto y amor al arte de hacer películas de acción y a su público, ¿y si no, a qué esa referencia a los pioneros del cine mudo de acción nada más comenzar el film?

Los primeros especialistas de cine son presentados en pantalla grande por los nuevos especialistas que aman el arte de recrear las situaciones más violentas y peligrosas. Porque dos y dos son cuatro: el director de ambas películas, Chad Stahelski, ha sido supervisor de especialistas de cine en grandísimas producciones de los últimos años.

Santino

A resaltar, la cuidada fotografía

Una segunda parte con una camorra de lo más hipster y unos secundarios más que de lujo (Ian McShane vuelve a aportar su carisma a la saga, Franco Nero aparece como el alter ego italiano de éste, Laurence Fishburne -que está bien donde le pongas y como le pongas- hace las delicias con sus referencias a Matrix, Ruby Rose como una sicaria bastante especial, Common como el alter ego del propio Wick, Peter Stormare – con quien ya coincidió Reeves en Constantine  como un capo con un minuto de gloria, etc. etc.-la lista puede aumentar con cada detalle de sus personajes).

John Wick: Pacto de sangre es igual de iconoclasta y sincera que la primera, con un ritmo que deja tiempo para descansar (lo justo, que hemos venido a jugar) y disfrutar de la acción, para poder pasarte la película gritándole a John que acabe con todos, ya que en esta segunda parte es básicamente él contra todos, ¡SOLO CONTRA EL MUNDO! Bueno, sólo no, tiene a su perro y a algún camarada que empatiza con su situación (y a nosotros también para animarle desde el otro lado). Pero claro, entre sicarios anda el juego y el trabajo es trabajo…

JOHN HERIDO

John Wick, solo contra todos

Para finalizar, sólo volver a apuntar cómo a través de making of, donde los creadores de la película cuentan cómo prepararon el film, podemos saber de primera mano que han currado como mulas (Keanu Reeves es alma y locomoción del proyecto) para poder hacer la cinta de acción que ellos o cualquier amante de este género querría ver.

Y eso se valora y se agradece.

Gracias por el rato, chicos. ¡Yo os animo a todos a ir a verla al cine para que hagan más!

Leer más en: Críticas

Comenta este artículo
Comentarios

Kingsman: El círculo de oro – Estereotipos aparte

La historia del amor: Moñadas y lágrimas a medio gas

Churchill – El viejo león

Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas – De perlas y tortolitos