Captain Fantastic: feliz día de Noam Chomsky

hace 4 meses en Críticas por

Hay una famosa entrevista a Julio Cortázar —bueno, al menos famosa dentro del friquismo literario— en la cual le preguntan si está de acuerdo con los que consideran Rayuela, su obra maestra, una antinovela; a lo que, tras un intercambio de impresiones, el autor prefiere definir como contranovela. Tras salir del pase de Captain Fantastic me acordé de Cortázar y su razonamiento trasladando esta reflexión a lo que se considera antisistema en nuestra sociedad. Esta cuestión tan en boga, es la piedra angular de la trama de la cinta protagonizada por Viggo Mortensen.

Porque ser un antisistema consiste en un rechazo absoluto a todo lo relativo al sistema, mientras que vivir contrasistema puede considerarse como una vía alternativa a pesar del sistema para tratar de buscar caminos diferentes con el fin de evitar las injusticias y contradicciones de éste. Al menos así se nos plantea en esta obra con tintes de cine ‘indie yankie’—y perdonad la sesudez de tertuliano—.

captainfantastic-cineyear2

La historia muestra a una familia relativamente aislada de la sociedad pero con todo lo necesario para desarrollarse física e intelectualmente. Claro que hay ecos de historias como El señor de las moscas, pero esta vez, dicha situación es una elección voluntaria. Tampoco hablamos de un grupo de personas encerradas en su propia sociedad como en El bosque. Todos y cada uno de los miembros de la familia saben que hay un mundo ahí afuera. Aparentemente se plantea todo de una manera idílica hasta que dicha forma de vida tiene que enfrentarse al sistema como tal.

A pesar de poseer una trama relativamente previsible en lo que a la acción se refiere, Captain Fantastic consigue atrapar gracias a un guion perfectamente hilvanado que sugiere una serie de cuestiones morales y sociales sin que la historia pierda un ápice de ritmo. De esta forma, el calado antropológico está ahí para quien quiera profundizar y reflexionar sobre ello; si no, queda un film bien resultón igualmente.

Noam Chomsky dijo algo así como: «Si asumes que no existe esperanza, entonces garantizas que no habrá esperanza. Si asumes que existe un instinto hacia la libertad, entonces existen oportunidades de cambiar las cosas». La figura del intelectual norteamericano planea por todo el metraje de Captain Fantastic para llevar este mensaje a los espectadores. Matt Ross, guionista y director de la obra, ha sabido conjugar una historia con un mensaje a la sociedad de lo más estimulante sin perder la perspectiva sobre el propio entretenimiento cinematográfico para conseguir hacerlo llegar a los espectadores. Recomendable.

 

Leer más en: Críticas

Comenta este artículo
Comentarios