Bohemian Rhapsody – La diversa familia del rock

hace 2 semanas en Críticas por

Tras un largo proceso de 10 años (con polémicas incluidas con respecto a su director y la elección del protagonista) por fin llega a nuestras pantallas Bohemian Rhapsody, la película sobre Queen centrada en la figura de Freddie Mercury. Con Brian May y Roger Taylor (dos de los miembros) como productores, la película es un retrato amable y con ciertas concesiones con respecto a los sucesos ocurridos en los 15 años entre los que la banda se formó y tocó en el concierto Live Aid de Wembley en el año 1985.

El guion de Bohemian Rhapsody está escrito por Anthony McCarten (quien adaptó La teoría del todo y escribió El instante más oscuro), pero la idea original de la historia la escribió junto a un peso pesado británico especializado en biopics y cine histórico: Peter Morgan (The Crown, La reina, El último rey de Escocia). Ambos recrean sucesos a través de testimonios, de hechos reales y también de ciertos recursos dramáticos y licencias para generar una historia al gusto de sus productores, y que también hace las delicias del fan de Queen y del no tan fan que quiera disfrutar de una película amable y con ritmo sobre una de las bandas que marcaron no sólo los 70 y 80, sino el imaginario colectivo de varias generaciones.

Bohemian Rhapsody_38_IV_Fin8

Rami Malek poseído por Freddie Mercury

Freddie Mercury y su versión en carne y hueso, un Rami Malek poseído en cada plano por el cantante de la banda (ayudado por una estupenda sincronización con la voz a capella del cantante canadiense Marc Martel y extractos de la voz real de Mercury), son gran parte del alma y corazón de la película, así como el apelativo para verla. Una curiosa metáfora del propio papel de Mercury en la banda tal como nos hace ver el film: Queen sin Freddie Mercury no es nada, pero Freddie Mercury con Queen y con la química y cariño de los otros tres miembros es muchísimo mejor que en solitario (esta película sin ellos tanto en bambalinas como en pantalla no habría sido lo mismo).

Una banda que decíase portavoz de aquellos del final de la sala, de los “outsiders” que no se reconocen con nadie; sentimiento que la película te hace llegar a través de los matices entre la sensibilidad, el talento y la fuerza de Mercury, de la sensatez y el buen gusto de John Deacon, de la inteligencia y la capacidad musical de Brian May o del humor de Roger Taylor y su peculiar sentido del gusto. Un grupo diverso de “raros” unidos por el poder de la música y su capacidad de hacer grandes cosas en común. Una familia peculiar.

Bohemian Rhapsody_09254 [1600x1200]

Brian May aconsejando a su álter ego cinematográfico

No es casual que la cinta se llame Bohemian Rhapsody, ya que hace honor al título de una de sus canciones más célebres y arriesgadas. Rock operístico y poético más allá de la ambición superventas del single para radio. Un paso más a nivel artístico, lleno de referencias, fuerza y fondo. Y aunque la película tiene en parte esa ambición, la realidad es que está alejada de lo que pudo ser y significar la canción en su época; un guion que se centra en los claros y algunos oscuros de la banda (y sobre todo de su líder) sin llegar a entrar en detalle, con ritmo en sus diálogos (a valorar el humor que los impregna y cómo esto afianza la relación de sus personajes) y que destila buenismo en dos horas de cinta.

La cinta recorre el surgimiento de algunos de sus temas más icónicos (como Bohemian Rhapsody o We Will Rock You), la historia interna de la banda (las caras detrás del éxito, los sucesos que marcaron el camino, su éxito mundial) y la relación de sus cuatro personajes, centrándose sin lugar a dudas en el magnetismo, la gran capacidad artística y sobre todo la parte más humana de Mercury (sus amores, miedos, gustos, vicios, su relación con el arte, el público, su familia, su círculo cercano, su propia identidad…) en un personaje dimensionado: frágil y poderoso a la vez, sensible, soberbio, talentoso, impertinente, inteligente, gracioso, lleno de estilo, solitario, con  traumas…

Bohemian Rhapsody_163_wem_1360_comp_v003_01,1159 2

Recreación del mítico concierto de la banda en Wembley

Una película que sería simplemente pasable si no fuera porque cuenta con un gran material real: su líder, la historia de la banda, sus canciones o su poder transgresor y trascendente entre otras cosas. Bohemian Rhapsody no sólo habla de la familia, del arte y de la soledad, sino que te invita a ser quien eres, vivir la vida a tu manera, a ser el raro sin que importe (aunque otros no lo entiendan); a alzar la voz, a amar lo que haces y confiar en ello, a centrarte en tus verdaderos amigos y aliados. Una cinta que habla de la vida, de los errores y de los verdaderos apoyos a golpe de temazos de Queen.

PD: A destacar los último 20 minutos de cinta y su recreación del mítico concierto en Wembley desde dentro, que te tienen cantando y moviendo las piernas ante verdaderos himnos de una gran banda.

 

Leer más en: Críticas

Comenta este artículo
Comentarios

Quién te cantará – Reinventarse o morir

La buena esposa – Un mundo de hombres

La sombra de la ley – Bigotes y gabardinas

Venom – Otro antihéroe canalla