Barbacoa de amigos a la francesa

hace 5 años en Críticas por

Hay que reconocerlo. Cuando se trata de hacer una película ligerita, liviana y sin pretensiones; que al mismo tiempo tiene gracia, carisma y cierta calidad, los franceses son los números uno. ‘Barbacoa de amigos’ —el título no es lo mejor— es la típica comedia francesa de las de domingueo, cuando en un momento casual, mientras el aburrimiento alcanza cotas inimaginables, una película de comienzo sugerente (sonando I am the passenger de Iggy Pop en este caso) hace que después de unos minutos la sencilla trama anudada con chistes fáciles y chascarrillos te atrape irremediablemente durante la siguiente hora y media que de todos modos ibas a perder sin hacer nada.

Lo que sucede en el caso de este título, al igual que tantos otros provenientes del país vecino, es que esas gracias y personajes caricaturizados, cobran irremediablemente cierto ‘glamour’ (muchas comillas…), que ayuda a digerir mucho más fácilmente una comedia sin ninguna aspiración, por el simple hecho de ser francesa. Lo juro, no soy una persona que le guste encasillar o etiquetar las cosas de esta forma, pero esto es así. Las pautas son básicas: en toda comedia francesa los temas trascendentales son tratados con indiferencia y sorna. ‘Barbacoa de amigos’ comienza con su protagonista, un hombre de cincuenta años tremendamente preocupado por el paso del tiempo, sufre paradójicamente un ataque al corazón. Y claro, esto es el desencadenante de un análisis sobre la mediana edad donde el Burdeos, la cirugía estética, el adulterio y demás temas del mundo de hoy, son tratados con la mayor naturalidad.

barbecue-cineyear1

La acción gira entorno a un grupo de amigos de clase bastante acomodada y de cómo sus vínculos y lazos se han visto mermados por el paso de los años. Esta sería una lectura válida pero también podría decir que trata de un grupo de amigos cuya hipocresía y hedonismo hace que uno se pregunte si la palabra ‘amigos’ es la correcta para definir a los integrantes de esta barbacoa. Pero claro, hablamos de una comedia muy ligera y afrancesada —en el sentido tópico de la palabra—, y la película prefiere mantenerse en la senda de lo insustancial e intrascendente antes de meterse en camisas de once varas.

Sin duda, ‘Barbacoa de amigos’ no osa nada más que hacer pasar un buen rato al espectador. Este es su punto más fuerte y de los casos más claros en los que una película puede aportarte algo —aunque sea un mero pasatiempo—cuando no aspira a ser lo que no es. La comedia francesa a la que me he referido no es aquélla que pretende trascender —consiguiéndolo muchas veces—gracias a unos personajes brillantes nadando en una fábula fascinante; me refiero a ese otro cine galo mucho más ‘de andar por casa’ que sin sorprender, consigue sacarte más de una risa, riéndose(valga la rebuznancia) de los propios defectos del ser humano aunque esto lo haga de una manera burda y simplona.

Seguramente ‘Barbacoa de amigos’ no llegue a destacar en las carteleras de nuestro país, pero seguro que algún martes o miércoles por la  noche, en un futuro no tan lejano, será pasada en alguna cadena de televisión ‘segundona’ y sólo a lo mejor, alguno de vosotros pueda comprobar como en Francia, pueden sacarte una sonrisa que olvidarás fácilmente, pero una sonrisa al fin y al cabo.

Leer más en: Críticas

Comenta este artículo
Comentarios

La Favorita – Los Límites del Amor

Bohemian Rhapsody – La diversa familia del rock

Quién te cantará – Reinventarse o morir

La buena esposa – Un mundo de hombres